14.6.17

TEXTROVERT DE LINDSEY SUMMERS

3 comentarios
Título:  Textrovert | Autora: Lindsay Summers | Editorial: Roca Juvenil | Precio: 16'90€
Me apetecía una lectura así muy soft y cuqui porque con el calor QUE EN BILBAO NO HACE JODEOS este tipo de libros, Dios sabe por qué, entran mejor. Así que cuando vi este en el catálogo de novedades de Roca, me decidí, aunque no me di cuenta de que estaba basado en un texto de Wattpad, concretamente en uno llamado The Cell Phone Swap que, se ve, guarda bastantes diferencias con la versión publicada. Pero ¿de qué va esto?
Keeley (a ver estoy empezando a pillarle tirria a estos nombres tontos que nos meten las autoras de romántica juvenil de gratis pero eso es otro tema) olvida su teléfono en un restaurante mientras esta en la feria del pueblo con su mejor amiga. Cuando se da cuenta, regresa y encuentra el que cree que es su móvil tirado en el suelo, para su gran alivio, así que claro, se lo lleva sin darse ni cuenta de que la foto de fondo de pantalla no es la suya, y ni lo mira hasta que a eso de las dos de la mañana, alguien llama al teléfono diciéndole que se ha llevado el que no era y que él tiene el suyo. Al principio Lindsay no se lo cree, hasta que ve efectivamente que la foto que tiene el teléfono no es la que ella había puesto. Al día siguiente no pueden quedar para devolverse los teléfonos, porque Talon (otra vez LOS NOMBRES) se va a un campamento de jugadores de fútbol americano, así que deciden intercambiarse los mensajes hasta que puedan quedar y hacer el cambio. Y bueno, entre mensaje y mensaje, pues se ve que se van pillando el uno por el otro. Además, Keeley es mucho más extrovertida en esos mensajes, poniendo a Talon en su sitio cuando toca, cosas que no podría hacer en la vida 2D porque es muy tímida. Hasta aquí todo lo que podrías esperar de una historia de este tipo sacada de Wattpad, aunque a su favor he de decir que es lo menos problemático que una editorial ha decidido publicar sacado de esa página web. Pero eso no lo exime de tener problemas bastante grandes. Y creo que haré una sección con spoilers para poder explicarme mejor, porque si no no seria justo.

Para empezar, la sinopsis que han puesto no es muy correcta, porque se dice que Talon es compañero de instituto de Keeley, y ellos ni se conocen. Son pequeñas cosas que no cuadran cuando vas a leer el libro, y estaría bien que eso se revisara. Pero ya voy a meterme en mi opinión, la que no tiene spoilers, porque no tiene mucha chicha. Es un libro muy cute y muy soft, con unos personajes jodidamente planos y una trama ídem de ídem. Si buscáis algo así, es vuestro libro. No vais a encontraros al típico chico malo entre las páginas de esta historia, no es así. Talón es un ligón y un chulo, pero no es el típico protagonista a la que la vida le ha tratado mal, que es oscuro y misterioso y... bueno. Es un pijales de instituto, eso sí, pero no es como podría ser Hardin de After, por ejemplo. Puntos a favor, quieras que no.

En cuanto a Keeley, la muchacha podría haber dado mucho juego, porque con el tema de su hermano gemelo y de su mejor amiga y de como la mangonean, habría habido tema para rato. Pero pasamos por el asunto casi de puntillas. Así que Keeley se queda como estaba prácticamente, lo cual es un poco triste. Pero una vez más, es un libro de unas 200 páginas, que se lee en una tarde, que esta compuesto en un 15% de conversaciones de mensajería instantánea y poco más.

Lo que si me ha gustado es que su relación aunque parezca super precipitada, no lo es. No lo es porque en estas doscientas páginas pasa un año entero. Y en un año tienen tiempo de sobra para conocerse en condiciones. El problema es, evidentemente, que al ser un libro tan breve, parece que ha pasado mucho más tiempo. Pero bueno, aquí tengo que felicitar a Summers por no hacer un un instalove, lo cual es toda una proeza en los tiempos que corren.

Y si queréis vamos a la parte con spoilers y lo que ha hecho que definitivamente, este libro sea bastante problemático, así que si no queréis, no leáis a partir de aquí, ¿vale?:

Zach y Talon:

Zach es el hermano gemelo de Keely. Es quaterback de su equipo. y resulta que tiene un rival supremo en el instituto de al lado. ¿Y quien iba a ser, si no Talon? Y aquí es cuando empieza una absurda competitividad entre ambos, por ver quién puede controlar más a Keely, aunque he de decir a favor de Talon, el chuloplayas, que él le dice que tiene que decidir ella y prefiere no presionarla. Pero claro, es que el amigo tiene un secreto, como no podría ser. Y eso nos lleva al segundo punto de LO PROBLEMATICO.

Lo que hizo Talon:

Talon tuvo una novia. Una novia que le puso los cuernos con Zach. ¿Vais pillando de dónde sale la rivalidad entre ambos? Por si no fuera lo suficientemente problemático de por si, nos enteramos que Talon, llevado por la rabia, decide filtrar nudes que la chica le había mandado como venganza. Maravilloso. Keely se entera y no quiere saber nada de él, aunque Talon jure y perjure que ha cambiado. Punto positivo para Keely.

Y entonces llegó Claire:

Claire, la chica antes mencionada, se presenta en casa de Keely para decirle que Talon había ido a hablar con ella para pedirle disculpas. Y ella dice que no le ha perdonado pero que ha pasado página gracias a ese gesto, aunque claramente todavia sufra las consecuencias de lo que la hicieron. La chica se tuvo que mudar de ciudad, y prácticamente aparece camuflada en casa de Keely, como si tuviera miedo de que se le viera medio centímetro de piel o que la pudieran reconocer. Eso no es pasar página, simplemente porque si los demás no lo hacen, tu tampoco podrás. Así que esa explicación lo siento, no. Por si fuera poco, Claire convence a Keely de que Talon ha cambiado y que se merece que le de otra oportunidad. Yo leyendo esto no podía dejar de pensar lo terrible del asunto. Porque lo es. Lo siento, después de algo así, que ha llevado al suicidio a muchas chicas en Estados Unidos (¿os suena el caso de Amanda Todd?) no se puede banalizar con algo así. Estas cosas tienen consecuencias reales y está claro que a Claire le sigue persiguiendo el estigma de lo que Talon hizo. Así que lo siento, la lección de poner la otra mejilla de este libro para mi no funciona. Además, se llega a exponer el tema de las nudes como un error que ELLA cometió, no como si el error hubiera sido difundirlas. Eso, mis amigos, it's very fucked up.

Sigue siendo un libro bastante decente para haber salido de Wattpad, pero ¿por qué todos tienen que arrastrar un mensaje tan terrible? Parece que los escojan a propósito. Igual soy demasiado dura, o me estaré pasando o exagerando. Muchos podéis pensar eso, pero es que a mi no me parece de recibo.

¿Conclusión? Textrovert es una lectura que os va a encantar si vuestro rollo es Wattpad y las historias de amor super pastelosas (aunque sorprendentemente, esta tampoco es que sea peligrosa para diabéticos), os diría que cogierais este libro, que no os iba a defraudar. Pero que lo hagáis pensando muy bien en el mensaje que sin querer, cuela la autora entre sus páginas. Estáis advertidos...

12.6.17

DÍAS DE SOL, NOCHES DE VERANO (VV.AA.)

No hay comentarios
Título: Días De Sol, Noches De Verano | Varios Autores | Editorial: Alfaguara Juvenil | Precio: 16'95€
¿Cuántas posibilidades había que de un libro con 12 historias de amor veraniegas, todas y cada una me acabaran encantando? En serio, yo misma estoy que no me lo creo. Y es evidente que unas me han gustado más que otras pero... la diferencia es tan pequeña que no merece la pena comentarlo. Días de Sol, Noches de Verano ha sido una lectura redonda en todos los sentidos. Y es que yo no soy mucho de antologías, no me van las historias cortas. Pero el tono de cada una de ellas ha sido tan refrescante y diverso que no he podido dejar de leer.

En Días de Sol, Noches de Verano participan autores como Veronica Roth, Casandra Clare, Stephanie Perkins o Nina LaCour, entre otros. Algunos nunca han escrito romántica juvenil, pero han sabido llevar los textos a su terreno y hacer lecturas amenas, divertidas y tiernas. Mientras que unos se ceñían a la contemporánea juvenil de toda la vida (Stephanie Perkins o Nina LaCour han sido dos ejemplos de ello) otros han metido elementos fantásticos o de ciencia ficción (muy superficiales, pero ahí están) en sus historias (como evidentemente, ha sido el caso de Veronica Roth y Cassandra Clare) sin dejar de perder el eje central: una historia de amor con todas las letras.

Y por favor, de verdad, aunque algunas han podido ser algo precipitadas, nunca han perdido esa frescura y espontaneidad que se echa tanto de menos en novelas de 500 páginas. Han conseguido que me las crea. Una de las cosas que más me ha gustado es como todas y cada una de ellas han resultado ser historias románticas sin llegar empalagar. Está claro que algunas lo eran más que otras, pero en general, el nivel de pasteleo se ha mantenido bajo. Han sido relaciones humanas y reales las que han dominado las páginas de este libro, incluso las que tenían esos elementos fantásticos de los que hablo. Pero por desgracia no puedo hablaros de todas o estaríamos aquí hasta mañana, así que os comentaré las que más me han gustado y por qué. ¿Os parece?

Ultima sesión en el cinegore - Libba Bray
Lo que parece una historia normal de unos adolescentes trabajando en un cine como currillo veraniego, acaba siendo no solo una historia de amor si no ¡una historia paranormal! Super hilarante y con un montón de referencias al cine clásico de terror ¿cómo no iba a gustarme? El tono de la historia, bastante humorístico por toda la situación, y unos personajes a los que en unas cuarenta páginas he llegado a cogerles cariño de verdad, han contribuido a que esta sea una de mis historias favoritas de la antología.

Placer Malsano -  Francesca Lia Block
Placer Malsano es una revisitación a la adolescencia de una chica llamada I que conoce a un chico que se llama A, que no es para nada a lo que está acostumbrada y deja perder el tren. El final es un final que nos recuerda que la adolescencia está bien pero que al final, todos crecemos y dejamos atrás todo lo que nos parecía tan importante en esos años.

Amar Es El Ultimo Refugio - Jon Skovron
Esta historia me ha vuelto loca por la narración de la misma. Tiene magia, tiene chispa, tiene drama digno de telenovela mexicana. Se basa en unas vacaciones de verano en un hotel. Niños ricos y empleados. Un narrador que me recuerda exageradamente al de series como Pushing Daisies. ¿Qué podría salir mal? Esta historia tiene todas las papeletas para amarla o para odiarla. Yo la he amado, evidentemente.

Una Atracción Recién Estrenada - Cassandra Clare
Cassandra Clare no me convenció con los libros que tan famosísima la han hecho. Pero en Una Atracción Recién Estrenada ha sabido sacarle partido a un espacio tan breve para hacer una historia especial y diferente. La magia es clave en esta historia, y aunque por supuesto el tema de la misma sea el amor que surgirá entre los protagonistas, la ambientación (un freakshow) es lo que se lleva todo el protagonismo.

Las Mil Circunstancias Que Podrían Estropear Lo Nuestro - Jennifer E. Smith
No puedo decir que en cuanto tuve el esquema principal de personajes que planteaba la historia, lo que vino después me sorprendió. No es así, sumé dos más dos y supe desde el principio que es lo que hacía tan especial esta relación. No quiero deciros mucho porque os la podría estropear. Yo estoy familiarizada con el tema del que se trata aquí, así que las señales eran más que evidentes pero quizás, para vosotros no tanto. Así que os dejo a vosotros el descubrir la magia de esta historia.

El Mapa de Las Pequeñas Cosas Perfectas - Lev Grossman
He de reconocer que con esta he llegado a aburrirme. Me ha parecido demasiado larga y lo peor de todo ha sido el final, demasiado fácil, demasiado cursi. Pero lo demás, unos personajes que viven atascados en el 4 de agosto y están condenados a vivir el mismo día una y otra vez, está super bien llevado. Incluso deciden buscar momentos exactos del día en el que pasen cosas extraordinarias, y poco a poco comienzan a montar su propio mapa. Y así pueden ver, todos los 4 de agosto, las mismas cosas hermosas una y otra vez, sin posibilidad de cansarse, porque ¿quién podría cansarse de la perfección?

He escogido estas porque como he dicho, han sido las que más me han gustado, pero realmente he disfrutado todas y cada una de ellas. Odio decir esto, porque no creo que haya libros para verano y libros para invierno, pero si queréis un libro que leer este verano que os haga sentir bien, lleno de diversidad racial, LGBT, diversidad funcional y otras historias, todos personajes introducidos de manera natural porque por Dios, somos reales, existimos, no necesitamos justificar nuestro lugar en el mundo ONE MORE TIME, todo esto ha hecho que sea el libro del verano, que me den ganas de tirároslo a la cara con ímpetu mientras os grito

¡LEEDLO YA!

10.6.17

THE HANDMAID'S TALE: EL BOMBAZO DE HULU

No hay comentarios

Escribo esto después de ver el último capítulo que ha salido de la serie. Aún tiene que salir la season finale, y la verdad, es que no me importa demasiado y no creo que sea relevante a la hora de escribir esas líneas, porque después de nueve episodios que no han ido más que ir en ascenso en cuanto a calidad visual y contenido (guión, actuaciones, esas cosillas), no creo que haya ningún tipo de duda al respecto: The Handmaid's Tale es probablemente la mejor serie del año. Ni Sense8, ni Las Chicas del Cable (no me hagáis hablar por favor) ni 13 Reasons Why ni ninguna otra producción de Netflix le llega a la altura de la suela del zapato a esta pedazo serie que muy lejos de destrozar la obra original en la que se basa, está siendo increíblemente fiel, abriendo además otros campos de la historia que en la novela no se vieron abordados.

The Handmaid's Tale es una obra perturbadora por lo real que es. Que su ubicación sea la sociedad occidental (Estados Unidos para ser más exactos) no es casual. ¿Qué clase de impacto tendría situar una historia así en el oriente próximo cuando vivimos anestesiados con lo que allí sucede día a día? Si a esto le añadimos la victoria de Trump en las elecciones y sus políticas, bien podríamos estar frente a una desafortunada predicción. Y si me llamáis exagerada, solo tenéis que daros un paseo por los periódicos más importantes del país. ¿Os suena una ley que permitía al médico mentir a la madre sobre el estado del feto para evitar que abortara, por ejemplo? Pues así esta la cosa y así se la hemos contado.


Pero ¿de qué trata The Handmaid's Tale? Me centraré en la serie, aunque pocas son las diferencias con la novela del año 85. Fijaos, del 85. Treinta años se dice pronto ¿verdad? pero la cuestión no es esa, al menos por el momento. La cuestión ahora es ponernos en situación.

La República de Gilead, anteriormente conocida como Estados Unidos ha caído en una dictadura religiosa en las que las principales afectadas son las mujeres. Los Hijos de Jacob, que es como se hacen llamar, achacan el cambio climático y la tasa de infertilidad cada vez más elevada, a la falta de fe, al libertinaje y a la homosexualidad, entre otras cosas. Llegaron al poder casi silenciosamente, casi sin que nadie se diera cuenta, gracias a un golpe de estado, precedido por manifestaciones y revueltas por todo el país. Pero ya era demasiado tarde, y las mujeres lo habían perdido todo. Para poder alcanzar la sociedad que Los Hijos de Jacob ansiaban, era necesario dividir a las mujeres en diferentes rangos: las Criadas son úteros con patas: no sienten, no padecen y su único cometido es engendrar un hijo con el Comandante que se les haya sido asignado (en el caso de que su mujer sea estéril, por supuesto, en ningún momento se pondrá en duda la fertilidad del hombre, es algo que podría llevarte a la muerte). Mediante un perturbador ritual mensual en el que la criada será violada por el Comandante de turno mientras ella tiene su cabeza apoyada en el regazo de la Esposa, se espera que nazcan niños sanos para poder regenerar la población del país. Dicho ritual está basado en la historia de Jacob en la que Raquel le pedía hijos a Jacob, y al no poder dárselos porque ella era infértil, ésta le ofrecía a su criada como camino alternativo. Ella pariría a los hijos de Jacob y pasarían también a ser los de Raquel, no teniendo ella ninguna potestad sobre los mismos.
Por otro lado están las Esposas, las mujeres de los altos cargos de Gilead. Su función es básicamente de adorno. Y si alguna vez llegan a conseguir un hijo, su objetivo vital a partir de entonces será criarlo. Las Marthas son mujeres que ya no son fértiles, pero de rango bajo, que quedan relegadas a las tareas domésticas en casas donde viven Comandantes y Esposas. Es eso o ser declarada No Mujer y ser enviada a las colonias, donde pueden desde recoger algodón y otro tipo de cultivos, hasta limpiar residuos tóxicos y morir. O crees en Gilead, o te espera la muerte.
Las Criadas visten de rojo. Las Esposas de azul. Las Marhas, de verde. Y por supuesto cada color tiene un significado.
Hay más categorías pero no voy a decirlas porque algunas solo salen en los libros y otras serían spoiler, pero pone los pelos de punta ¿verdad?


La adaptación es, como poco, sobresaliente. Ya hablé un poco por encima de los puntos que más me llamaron la atención cuando solo habían lanzado los dos primeros episodios, pero a ello he de sumarle otros muchos detalles. Los planos, cuidadísimos, dignos de una producción cinematográfica, el juego constante con los cambios de temperatura de color (de un amarillo enfermizo para cuando las escenas se sitúan en Gilead, fríos cuando estamos frente a un flashback posterior a la República y la guerra) y el uso de una voz en off que muchos consideran abuso por no saber como afrontar una historia así sin acudir a este recurso me parecen de diez. Si, la voz en off puede estar muy vista a estas alturas de la historia audiovisual, pero en The Handmaid's Tale no solo es necesaria, si no que se usa de una manera magistral. Todo lo que June no puede decir en voz alta, toda su forma de ser y sus verdaderos sentimientos salen a relucir en esos momentos. La voz en off no solo se utiliza cuando June está a solas, si no cuando está en una conversación con alguien: mientras su boca dice algo, ella piensa otra cosa bien distinta y, muchas veces, a pesar de la crudeza de la situación, no podemos evitar soltar una carcajada con esos pensamientos porque son tan crudos y tan sinceros que no se corta a la hora de expresarlos ya que ¿quién más está en su propia cabeza? Solo nosotros, y ella no lo sabe.


La elección de actores ha resultado algo controvertida. No por June o las demás criadas, si no por los Waterford, la familia en la que está June. En la novela son una pareja de ancianos, mientras que en esta versión se han escogido a Joseph Fiennes y a Yvonne Strahvoski, mucho más jóvenes y atractivos que los personajes en los que están basados sus papeles. Y es comprensible, ya que se temía que, al utilizar a unos actores tan atractivos, todo resultara mucho menos perturbador e incluso romántico. No ha sido así. Joseph Fiennes en su papel de Comandante Waterford resulta incluso más repulsivo que el de la novela. Es una demostración de que da lo mismo la edad y el físico, una moral dudosa y un comportamiento nauseabundo no se excusan con una cara bonita. El lenguaje corporal, sus expresiones faciales y sobre todo, lo que dice, dejan muy claro que Waterford no es un personaje por el que vayamos a sentir simpatía. Es más, a cada capítulo resulta más repulsivo. Elegir a un actor joven y atractivo ha sido la manera perfecta de demostrar que la maldad y el fascismo no tiene edad ni un físico concreto.

Algo más ambiguo resulta el personaje de Serena. No por su juventud y su belleza, si no por lo que le ha tocado vivir como mujer. Y es que por mucho que ella apoye un sistema que ha enterrado cualquier posibilidad de destacar, por mucho que ella haya sido una de las impulsoras de la política de Gilead, quedar relegada a un puesto florero no le sienta nada bien. Pero traga, porque cree que es lo correcto. Serena siente remordimientos hacia June, y a la vez la odia. Prefiere culparla a ella antes que admitir que cometió un error. No es algo que se explique en la serie, tienes que leer muy bien el lenguaje corporal e interpretar sus acciones, pero es algo que está ahí. ¿Es menos culpable? Es cómplice como poco. Pero al final en Gilead, todas las mujeres están condenadas. Nunca será comparable el sufrimiento de June, las violaciones, las vejaciones, la infantilización... nunca. Pero eso no quiere decir que el resto de mujeres de Gilead lo tengan bien, por mucho que su posición social sea elevada.


La demostración más cruenta de mujeres odiando a mujeres que se puede ver, sin embargo, es la de las Tías, las encargadas de adoctrinar a las Criadas y prepararlas para su nueva vida de vientre subrogado. E incluso ellas pueden llegar a ver lo injusto de algunas cosas horribles que les hacen, incluso ellas, que han mutilado, humillado y condenado a muerte a otras mujeres parecen tener cierto nivel mínimo de conciencia. Una vez más, esto no las excluye de nada, pero es fascinante como, de nuevo, su lenguaje corporal, sus miradas, sus actos pueden decir más que unas palabras. Es escalofriante.

Y es que me centro en las actuaciones y en esos matices porque son los que marcan la diferencia. Porque a pesar de que estos personajes, que muestran tener conciencia en momentos fugaces, cuando les conviene, siguen apoyando un sistema cruel, represivo e inhumano. La historia sigue adelante. Y no es ni más ni menos que la historia de una revolución. O con nosotras o contra nosotras, no hay término medio. Y June eso lo sabe muy bien. Porque a June no le sirve de nada que Serena tenga dudas o que a una de las Tías ciertas actitudes puedan resultarle injustas porque "sus chicas" son "buenas". June ve la realidad, y la realidad es que son prisioneras, y que estas mujeres colaboran. Y en cuanto al Comandante, da igual lo guapo que sea, solo le interesa una cosa. Para él, ella es un objeto, algo que hace sentirse bien, que tiene que darle la razón en todo momento. Algo que le hace sentirse atrevido, una aventura, algo excitante en su vida. Ya sabes, "a mi no me preguntes, solo soy una chica".


La novela me apasiona, me parece que nos muestra a una June mucho más derrotada, que no busca la revolución, que solo quiere sobrevivir y encontrar a su hija. Pero la ampliación que se ha hecho en la serie de la historia principal requería una personalidad más espabilada. June (que en la novela no tiene nombre, por cierto) al principio vive anestesiada y resignada, pero poco a poco comenzará a abrir los ojos y a ser menos pasiva que su equivalente literario.

Dentro de poco haré una reseña de la novela, ya que con motivo de la #LCMargaretAtwood que organizaron en Adopta Una Autora, lo releí y me dio mucho más que pensar, aún más que cuando lo leí por primera vez. Pero hasta que eso pase, os dejo con mis impresiones de esta magnífica producción de Hulu. Ojalá más series así, de verdad lo digo.

7.6.17

CONTRA LAS ESTRELLAS DE CLAUDIA GRAY

No hay comentarios
Título: Contra Las Estrellas | Autora: Claudia Gray | Editorial: Montena | Precio: 18´95€ 

Escogí este libro porque la temática del espacio siempre me llama la atención. Lo que no sabía es que el romance principal era entre una humana y un androide. Superada la sorpresa inicial, mi desconfianza vino dada por las frases que venían en la contraportada del libro:

Una batalla intergaláctica.
Una alianza forzosa.
Una pasión imposible.
¿Sueñan los androides con amores electrónicos?

¿Y con qué cara me quedo yo después de leer esto? Todo cuanto tengo que decir al respecto es que si en lugar de poner esto en la contraportada hubieran puesto una sinopsis decente (más o menos como la de la solapa interior) no habría tardado tanto en coger este libro de mi pila de pendientes para reseñar. Que tampoco es que haya tardado siglos pero...

La cuestión es que se vende el romance entre una humana y un androide como eje central del libro y no es ni mucho menos así. Noemí Vidal es una soldado de Génesis, una antigua colonia de la Tierra, ahora un planeta independiente con riqueza de credos y con una ausencia casi total de tecnología. Génesis es un paraíso: mientras la Tierra y sus otras colonias están muriéndose por culpa de los gases invernadero y otra clase de venenos, en Génesis la gente lo tiene bastante bien para vivir. Pero la Tierra quiere colonizarlos, y la única manera que se les ocurre a los mandamases es la Ofensiva Masada, un ataque suicida contra la puerta (un agujero de gusano) que sirve de entrada a los mecas (androides) del enemigo, enviados una y otra vez con el objetivo de conquistar Génesis. Noemí Vidal forma parte de esa Ofensiva Masada, pero un día, en una de sus rondas de reconocimiento previas al ataque, se encuentra una nave abandonada en la que encuentra a Abel, un modelo de meca del que nadie conoce la existencia y que ha desarrollado pensamientos propios además de conciencia. También tiene todas las habilidades de los 25 mecas restantes (hay 25 modelos y cada uno tiene una función específica), mejoradas y no solo eso, si no que tiene otras propias que no se han visto antes. Abel le debe lealtad a su creador, se podría decir que le quiere como un hijo quiere a un padre, pero cuando le abandonó en la nave en busca de supervivencia, quedó a merced de la persona que le encontrara para obedecerla en todo, aunque no quisiera hacerlo.Y 30 años después, esa persona es Noemí, una enemiga de la Tierra de la que procede Abel. Pero poco a poco Abel y Noemí, que se desprecian mutuamente, descubrirán que su mutua compañía es un respiro de paz entre tanta guerra. Juntos harán un viaje por toda la galaxia para encontrar las piezas necesarias para destruir la puerta de Génesis y poder evitar la Ofensiva Masada.

Pues de eso va. Si. Hay romance. Un poquito, al final. Pero es que no es la pastelada extraña y TONTA que podrías esperar. En Contra Las Estrellas se presentan muchos dilemas morales, un world building impecable (y más si hablamos de literatura juvenil) y unos personajes apasionantes. Naomí no es la típica chica dura sin más, no es el típico Strong Female Character que vive para demostrar lo dura que es y los pocos sentimientos que tiene. Abel es un meca con una forma de ser que se ha cultivado él mismo, una forma de ser que ni él mismo comprende pero que lucha por seguir siéndolo y poder llegar a comprenderlo.

Ya había leído con anterioridad un libro de Claudia Gray, Mil Lugares Donde Encontrarte para ser más exactos, pero no me convencieron ni los personajes, ni el narrador, ni la historia ni el world building. Aquí sin embargo me parece que ha hecho un trabajo magnífico, jugando con un narrador entre primera y tercera persona, unos personajes bestiales, como por ejemplo Virginia (una científica que vive en una de las colonias de la Tierra que ayuda a Naomí y a Abel a conseguir la pieza que necesitan), que resulta un personaje divertido pero convincente. Que sea alegre y aventurera no le resta inteligencia ni credibilidad, al contrario, le da una tridimensionalidad más que necesaria. Lo mismo con los demás secundarios. Que Gray no se olvide de los que nos presenta al principio de la historia para que aparezcan al final también es de agradecer, porque al ser trilogía, podemos ver que van a dar mucho juego, y sinceramente, hacer tanto hincapié en unos personajes que más adelante no van a volver a aparecer me parece bastante feo.

Vamos a hablar de la relación. Y es que es genial. Es genial que no haya nada parecido al instalove. Es genial que pese a que Noemí sienta atracción por el androide (resulta que es atractivo y huele bien, y su aspecto es terroríficamente humano así que ¿por qué no?), nunca se plantee la idea de estar enamorada porque lo ve como algo inconcebible. Abel por su parte no entiende por qué siente la necesidad de contradecir a su programación y en vez de volver junto a su creador como le han ordenado, desea proteger a Noemí, pero aunque se intuya que es porque el androide esté desarrollando nuevos tipos de sentimientos, podemos ver la amistad y la lealtad que se profesan el uno al otro. No ocurre nada remotamente romántico hasta las últimas cincuenta páginas, y aún así, no es relevante, no de una manera que nos haga pensar que la idea principal del libro es una historia de amor y no una historia centrada en una guerra y en sus consecuencias. Lo que no me ha gustado de este romance es... que se diga que si Abel ha logrado la capacidad de enamorarse, es prácticamente humano, porque no hay nada más humano que enamorarse. A ver, no. Mucha gente no se ha enamorado ni se enamorará en su vida, y eso no les resta humanidad. Así que la ecuación de humanidad = amor romántico sobra lo mires por dónde lo mires. Una pena.

Por otra parte esta la normalidad con la que la gente LGBT existe sin necesidad de convertir el libro en un panfleto, como diría la amiga Laura Gallego. Es más, le recomendaría que leyera esto para que viera que la existencia de la gente LGBT en las historias de fantasía y ciencia ficción no tiene por qué estar ligada a una historia de amor o cualquier otra cosa. No hay que justificar nuestra existencia porque simplemente, existimos, y así debe ser también en la literatura, y si no se quiere, no hay por qué utilizar etiquetas. Es un mundo de fantasía ¿por qué deberíamos usarlas cuando podemos crear un universo donde estos problemas ya no existan?

¡Y la religión! El papel de la religión en esta historia es importante pero en ningún momento es adoctrinante. En Génesis hay diversidad de creencias, hay católicos, budistas, musulmanes y ateos. Y todos viven de acuerdo a sus creencias y respetando a los demás aunque no las compartan. Noemí tiene dudas sobre la existencia de Dios y eso le duele porque sus padres eran creyentes, y según viaja, va encontrando su propia manera de profesar su fe. Abel es ateo, conoce a su creador y no necesita la fe para nada. Y no pasa nada. La religión no es el eje central de la novela tampoco pero el trato que se le da es magnífico. Como poco, te hace pensar.

La historia no decae en ningún momento. Claudia Gray sabe como terminar un capítulo para que quieras leer el siguiente y no solo eso: a veces muchos autores hacen eso a la perfección, pero no saben hacer inicios de capítulos con gancho. Gray escribe de manera vertiginosa, siempre te va a dejar con ganas de más, no te vas a aburrir en ningún momento y cuantas más preguntas se responden más respuestas quieres ver. Es un libro que se devora de principio a fin. La acción está muy bien repartida en la novela, no llega a cansar en ningún momento: ni batallas que duran tres capítulos ni conflictos que se resuelven en dos páginas. El punto medio, justo y necesario. De verdad, estoy muy sorprendida y para bien con esta novela. Poco más puedo decir excepto que estoy deseando leer la segunda parte, ya que estamos frente al inicio de una trilogía. Y otra cosa: se suele decir que las trilogías pecan de introductorias, pero este no ha sido el caso de Contra Las Estrellas. De introductoria nada. En quinientas páginas que se pasan volando llegamos a conocer todas las colonias de la Tierra y como funciona cada una de ellas, se presenta un conflicto, se resuelve y se da inicio a otro diferente.

Así que para finalizar, primero dar un tirón de orejas por esa contraportada tan desafortunada y segundo, esperar ansiosa a la próxima entrega. No se si me gustará tanto, pero sinceramente, espero que lo haga todavía más.

6.6.17

LIBROS QUE ME GUSTAN... PERO QUE ME ABURREN

1 comentario

Si, suena raro. Y no, no me refiero a esos libros que requieren cierto esfuerzo, como pueden ser algunos clásicos o algunas obras de la ciencia ficción dura (Solaris, eres mi Everest). Me refiero a libros mucho más modestos, cuya trama y personajes me tienen fascinada pero pasar las páginas requiere un esfuerzo titánico. ¿Exagero? No a ver, cuando coges un libro ilusionada y a las pocas páginas te has quedado dormida estés sentada en tu cama o paseando por el parque (porque andar mientras lees no era suficiente, ahora lo que se lleva es dormir mientras paseas) pues quizás ahí algo pasa.

Y ahora mismo tengo unos cuantos libros empezados (uno de ellos estoy a doscientas páginas de terminarlo y no hay manera) y la rabia que me da que me pase esto cuando los cojo no os la podéis imaginar.

Uno de esos libros es El Destino Del Tearling, de Erika Johansen, la última parte de la trilogía del Tearling. Mientras que su primera parte me dejó más bien fría y la segunda mejoró y me mantuvo en vilo, esta, que por el momento, es la mejor de las tres con diferencia, no consigue quitarme ese cansancio que me entra después de leer apenas veinte páginas. Es extraño, porque tanto como La Reina Del Tearling como La Invasión del Tearling, dos libros que en mi opinión, son bastante inferiores a este (al menos por el momento), los leí en día y medio cada uno. Pero los esfuerzos para seguir el ritmo con esta última entrega no son normales, de verdad. Y me da rabia. Porque quiero saber que pasa, como terminará todo, saber las respuestas que me deben desde los dos anteriores libros, pero... a este paso lo averiguaré en septiembre, siendo optimistas. Porque lo que me está pasando con Arcadia, de Iain Pears, es algo así. Comencé a leer esta novela en marzo, y hoy, seis de junio de 2017, sigo atascada en las doscientas últimas páginas. No sé por qué es porque es más de lo mismo: no es un libro complicado, no es un libro denso (al menos cuando pasas las primeras doscientas páginas, porque he de reconocer que hasta entonces cuesta y está justificado). Puede que el hecho de que tenga unos diez protagonistas (si, no exagero) con sus correspondientes cambios de voz y perspectiva no ayude demasiado. Otro tanto de lo mismo me pasó con La Casa de las Miniaturas de Jessie Burton. En este caso creo que la culpable fue una mala ambientación, ya que aunque la historia se sitúa en el Ámsterdam de 1686, a veces parece que esté situado a finales del siglo XIX, lo cual hace que te puedas salir de la historia con facilidad.

Lo que quiero decir es que estos no son libros malos y no son ni mucho menos difíciles de leer y de entender. No son libros que no me gusten tampoco. Son libros que me apasionan pero... que me aburren soberanamente. ¿Tiene sentido? Se que hay gente a la que también le ocurre pero hasta ahora nunca había pensado en como puede llegar a gustarnos algo que nos aburre tanto.

¿Os pasa a vosotros? Si es así ¿con qué libros?
Design by Winter Studio © 2015.